Viajes

Trekking con los chicos

Tener un niño es toda una experiencia. Los niños y niñas alegran nuestro día a día con sus juegos y sus risas, y su ingenio e inocencia para ver las cosas nos hace recapacitar sobre puntos de vista que como adultos tendemos a olvidar. Ahora imagina todo esto, pero sumado a la ya gratificante experiencia del trekking o senderismo. ¡Sin dudas increíble!

No todos nuestros éxitos tienen que consistir en cumplir un objetivo material claro, como alcanzar la cima de la montaña. Muchas veces los mejores premios están más cerca, a nuestro lado, y podemos tomarlos de la mano y aventurarnos con ellos en la naturaleza.

Desde que los niños y niñas son muy pequeños se puede practicar senderismo junto a ellos, para que reconozcan los estímulos positivos que el mundo natural entrega. Antes del año deberás usar una mochila ergonómica portabebés para que puedas desplazarte ágilmente por los senderos; así tu hijo o hija se irá adaptando a las sensaciones que el aire libre y la vegetación entregan.

Luego del año, los niños son grandes para caminar por si mismos, pero también pueden ser llevados en brazos sin mayores dificultades. Desarrollan más libertad de movimiento y empiezan a practicar su inteligencia espacial. Casi cualquier cosa es motivo de festejo: piedras, agua, tierra, hasta lo más nimio despertará en el niño una sonrisa de felicidad. Los animales amistosos serán de gran utilidad para que entienda sobre empatía, respeto y cariño hacia los seres vivos. Es en este momento donde conviene más fomentar la curiosidad, permitirle que descubra la naturaleza por sí mismo a través de una experiencia propia.

Pasado el tiempo y a partir de los tres años, irás notando rasgos de autonomía e independencia. Los niños en esta etapa desarrollan aún más la curiosidad y el juego. En esta etapa podrás dejar gran parte del peso que cargabas en tu mochila en casa, pues para esta edad no necesitarás tantos cuidados como con niños de menos de tres años. Es muy necesario que los padres se hagan parte del proceso de descubrimiento de la naturaleza por parte del hijo, fomentando con estímulos la seguridad de éste frente al entorno. Así, tanto padres como hijos aprenderán y evolucionarán en el senderismo.

Trekking con niños

 

Consejos útiles

Camina a su ritmo. Ellos estarán fascinados por este mundo natural que se les presenta, haz que tengan tiempo de explorarlo y reconocerlo. Disfruta observando cómo descubren cada detalle!

Detente de vez en cuando para que juegue. Busca lugares divertidos y seguros donde pueda jugar con libertad, donde pueda dejar libre su curiosidad. Así, aprenderá y al mismo tiempo se divertirá, asimilando de mejor manera lo aprendido.

¡No improvises! Ten preparada la ruta que quieres llevar, acordes a la edad y habilidad del niño, buscando atajos que sean seguros y entretenidos. Lleva tu celular completamente cargado, revisa las condiciones climáticas con  anterioridad, lleva un botiquín y consulta con personas que ya hayan hecho esa ruta.

Delegar responsabilidad en los niños. Ya desde los tres años los niños están capacitados para portar su propia mochila. Por supuesto, las primeras veces solo debes cargarlo con unos cuantas cosas, alimentos y jugos, y de a poco ir aumentando el peso. Hazlos participar de las actividades, permítele que elija caminos, que mire el mapa, que juegue y así desarrolle su seguridad e independencia.

Se el ejemplo. Recuerda siempre que los niños te imitarán, ya sea que hagas cosas buenas o malas. Tu comportamiento será esencial para definir cómo tu hijo se comportará, así que evita dañar el medio, enséñales lo importante que es respetar el valor de la naturaleza.

Fuente: sherpalife.cl