Salud

El peligro de las bebidas azucaradas y otras yerbas

La mitad de la población almuerza o cena con gaseosas, el 66% de los argentinos de entre tres y quince años las consume al menos una vez al día y, lamentablemente, nuestro país no tiene una política regulatoria para reducir su consumo ", fue una de las tantas conclusiones que se extrajeron de unas jornadas organizadas por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF.

La Argentina se convirtió en el mayor consumidor de bebidas azucaradas por habitante en el mundo. Se estima que se consumen 133 litros anuales en promedio por habitante y que las ventas de este tipo de bebidas se incrementaron un 238% en las dos últimas décadas, dando paso a un mercado oligopólico dominado por unas pocas empresas multinacionales.

La Argentina se encuentra entre los países de América Latina con mayor mortalidad atribuida al consumo de bebidas azucaradas (una de las principales fuentes de azúcares simples en la dieta local): por cada millón de adultos, 74 mueren por consumirlas.

La ciencia recomienda que menos del 10% de las calorías provenga de azúcares simples, pero sabemos que supera el 30% en jóvenes.

El porqué de estos cambios en la producción y el consumo puede ser de origen diverso, pero hay estudios que dan cuenta de la relevancia que tienen las políticas públicas y las medidas económicas, tanto para el consumo como para la producción, en este caso, de productos comestibles. Falta una política de etiquetado frontal, de carga impositiva para desalentar el consumo, de información. 

Aguas Saborizadas nada saludables

Las aguas saborizadas están hechas con agua mineral y ha generado un aumento en su consumo, con la falsa creencia de que son más saludables que las gaseosas, pero tienen una altísima cantidad de azúcar.

Durante el encuentro se planteó la necesidad de incrementar el impuesto a las bebidas azucaradas en la Argentina, con la intención de desestimar su consumo, de manera similar a lo que ha ocurrido con el tabaco. 

Los edulcorantes 

Los edulcorantes promueven la ganancia de peso a largo plazo, y si hablamos de los edulcorantes de bajas caloría es peor, porque hay azúcar o calorías y un poco de endulzante.

Durante más de 30 años se tuvo la creencia que los edulcorantes prevenían el aumento de peso, pero hay evidencia que muchos de esos estudios eran pagados por los mismos fabricantes. 

Además el edulcorante nos mantiene con hambre y nos motiva a seguir comiendo. Entonces, la persona que consume más edulcorante sigue con ganas de comer e ingiere más calorías de otros productos, que las personas que consumen, por ejemplo, agua.

Ver nota completa en: Aquí