Salud

Descanso vital

Conocé porqué el descanso es esencial para nuestra salud. El Dr. Laureano Marcón nos manda a descansar sin culpa y a disfrutar de las vacaciones. 

Estar de vacaciones no implica no hacer nada, sino hacer cosas distintas a la rutina, desconectar del trabajo, buscar el disfrute para poder relajar el cerebro. Esto nos permitirá enfrentar nuevos desafíos, ver las cosas desde otro ángulo y planificar los cambios necesarios para tener una mejor calidad de vida.

El cerebro descansa

Si bien es el órgano del cuerpo que más energía consume y que más activo se mantiene las 24 horas, necesita descansar. Para él descansar es estar menos activo. Tengamos en cuenta que hace de todo: comanda todas las funciones del cuerpo, regula las hormonas, temperatura, presión arterial, emociones, memoria, atención, aprendizaje y otras tantas más. Tal vez por esto es que los niños necesitan descansar más que los adultos ya que su cerebro está en plena formación. 

¿Cómo descansa tu cerebro?

Cuando dormimos su actividad se vuelve más lenta y esto le permite ahorrar energía y recuperar gran cantidad de esas sustancias químicas que lo hacen funcionar, llamadas neuro transmisores. 

A pesar de esto durante el sueño sigue trabajando en funciones vitales. Por ejemplo organizando y ordenando los recuerdos en la memoria, para cuando los necesitemos podamos encontrarlos rápidamente. También produce una limpieza de sinapsis (son los contactos entre neuronas) que representan los distintos caminos para llegar a un pensamiento, realizar distintas acciones y determinar nuestras habilidades para aprender, relacionarnos, movernos, crear. Ser habilidoso no es tener más caminos sino mejores, sencillos, cortos y efectivos. Mientras dormimos se crean nuevos caminos, se fortalecen los más usados y se van debilitando los menos eficaces.

El sueño no es todo igual y cuenta con diferentes etapas. La más activa, donde hay menos descanso, se llama REM, Rapid Eyes Movement. Su función es descargar tensiones y se hace más frecuente cuando estamos estresados. Por eso debemos dormir más tiempo para que el sueño sea igual de reparador. 

¿Sólo descansa cuando dormimos?

El cerebro también descansa, aunque menos, cuando estamos despiertos. Por eso es importante tomarnos un tiempito todos los días para relajarnos y desconectarnos. Cuando nos relajamos el cerebro puede mantener activas algunas funciones básicas y al resto las pone a hibernar. 

El cansancio que hace bien

El cansancio físico no va de la mano con el mental. Por el contrario, todo ejercicio corporal sirve para “relajar” el cerebro ya que durante el mismo gran parte de las funciones cotidianas descansan.

El descanso para el cerebro no implica estar inactivo sino relajado y despreocupado. Salir del estrés (escolar, laboral, social, familiar, etc.). Este es el objetivo a perseguir en la vida cotidiana y en las tan esperadas y necesarias vacaciones.

 

TIPS PARA RELAJAR EL CEREBRO

• Apagar dispositivos (si están apagados mi cerebro no estará pendiente de que suenen y es otra función que descansa).

• Pensar, imaginar, jugar o simplemente aburrirnos un rato.

• Dormir bien (6 o 7 hs. mínimo los adultos y más en niños según la edad).

• Hacer ejercicio todos los días (puede ser tan sencillo como salir a caminar o realizar un hobby).

• Conectar con la naturaleza, salir al exterior, estar al sol. (Está probado que esto baja la ansiedad y mejora el estado de ánimo).

• Lograr buenas relaciones humanas (si tratás bien a la gente, la gente te tratará bien y esto también ayuda a que te relajes).

• Evitar los estimulantes (café, tabaco, bebidas energizantes, medicamentos, drogas) ya que mantienen más activo a tu cerebro artificialmente.

• Hacerle caso al cuerpo (cuando estamos cansados, descansar, no forzar la máquina).

• Buscar cosas que nos hagan reír.

• Desconectar del trabajo o el colegio unas horas todos los días.

• Comer bien (saludable) evitar los excesos alimenticios, reducir los carbohidratos y los fritos, sumar frutas y verduras (mejoramos el tránsito intestinal, reducimos la pesadez post comida, bajamos de peso, agregamos múltiples vitaminas y micronutrientes esenciales para nuestro cerebro) y comer al menos 4 veces al día.

• Aprender a disfrutar, hacer algo que te guste y sólo una cosa por vez. Vivir el momento presente.

 *Dr. Laureano Marcón Jefe del Servicio de Neurología del HIEMI de la ciudad.

Facebook: INEDEM