Salud

Convulsiones y Epilepsia: ¿Son lo mismo?

Más habituales de lo que creemos, las convulsiones y la epilepsia pueden confundirse. Pero no todo aquel que tiene convulsiones tiene epilepsia. El Dr. Laureano Marcón, Jefe del Servicio de Neurología del Hospital Materno Infantil de la ciudad, aclara conceptos.  

¿Qué es una convulsión?

Es la manifestación visible de una actividad cerebral anormal. Eventos de inicio brusco e inesperado, se pueden presentar tanto despierto como durante el sueño, y sólo rara vez puede pasar inadvertido. 

Hay varios tipos: pueden ser sutiles, sin pérdida de conciencia y hacerse evidentes con sensaciones táctiles, visuales u olfativas. Otra manifestación pueden ser a través de ausencias (varios segundos de desconexión) o bien por sacudidas de diversa intensidad, con hipertonía (cuerpo duro) y cambios de coloración de piel, entre otros síntomas.  

¿Causan daño?

Por suerte la mayoría de las convulsiones son breves (1 a 5 min.) y no causan daños al cerebro. Sin  embargo hay que estar alertas porque si duran más de 20 minutos o si se producen varias sin recuperación entre ellas pueden ser peligrosas.

¿Por qué se producen?

Pueden tener múltiples causas: fiebre, toxicas, meningitis, tumores, lesiones cerebrales, traumatismos, sangrados cerebrales, metabólicas y ciertas enfermedades del cerebro. Aunque también afortunadamente en un porcentaje importante no se halla ninguna causa y son de origen genético- hereditario. Por estos motivos es necesario estudiarlas para tener un diagnostico especifico y un tratamiento apropiado.

¿Qué es la epilepsia?

Una persona con epilepsia es alguien que tiene tendencia a repetir convulsiones en el tiempo. 

La epilepsia es una condición neurológica determinada por la repetición de 2 o más convulsiones no provocadas. Afecta al 1 % de la población general. 

Puede tener distintas causas, puede empeorar o mejorar con el tiempo, curarse o durar toda la vida, esto depende del tipo o síndrome epiléptico especifico. Afortunadamente la mayoría delos casos son leves y de fácil control (80%) estos pacientes están libres de crisis y pueden realizar actividades normalmente.

El tratamiento se realiza con medicamentos denominados antiepilépticos, la elección del mismo se hace de acuerdo al tipo de epilepsia, edad y gravedad del caso. La medicación debe ser monitoreada periódicamente por el especialista para adecuar dosis, detectar posibles efectos adversos y efectividad del tratamiento. Hay casos complejos (epilepsia refractaria) donde se pueden realizar otros tratamientos como corticoides, dieta cetogénica, dispositivos implantables o cirugía de la epilepsia.

¿Qué hacer ante una convulsión?

1. Mantener la calma y pedir ayuda

Calma. Sí, es complicado, pero sin la tranquilidad necesaria solo vas a empeorar la situación. Pedir ayuda es muy importante. La persona más calmada y que mejor sepa qué hacer debe organizar un poco las tareas.   La mayoría de las convulsiones ceden de forma espontánea en 2 ó 3 minutos. Una vez que ha empezado la convulsión no hay nada que puedas hacer para pararla en menos de ese tiempo.

2. Proteger de posibles lesiones

Mientras convulsiona, el niño puede golpearse la cabeza o alguna extremidad con los objetos que le rodean. Si no se encuentra en un lugar peligroso, lo mejor es no moverlo y retirar de su alcance cualquier objeto con el que pudiera lastimarse.  

3. Aflojar la ropa apretada

Aflojar las camisas abotonadas hasta el cuello, las corbatas, cierres, cinturones… facilita que la persona que está convulsionando respire mejor.

4. JAMÁS introducir objetos en la boca

No intentar abrirle la boca –va a ser imposible– ¡y mucho menos meter nada dentro! La fuerza con la que están contraídos los músculos hará que cualquier objeto (sí, tu dedo también) se parta entre los dientes. Con eso se corre el riesgo de dañar el paladar y provocar aspiraciones de cuerpo extraño.

5. NO intentes contener la crisis

Cuando ves a alguien con sacudidas de todo el cuerpo dan ganas de sujetarlo para que cedan. Pero agarrarlo no impedirá que siga la crisis, por el contrario, puede hacer que se alargue.

+ Info: Instituto de Neurología y Desarrollo Marcón.   Tel: +54 9 223 5407000  +54 9 223 5061111