Reportajes

Mamás bien plantadas

Sandra, Marcela, Mabel, Natalia, Virginia, Ivana y los nombres siguen. La ONG Mamá Cultiva está integrada por más de 500 mujeres en todo el país. Madres que pelean por poder mejorar la vida de sus hijos.Gran parte de la sociedad las apoya.

Sandra es miembro de Mamá Cultiva Mar del Plata. Como muchas descubrió los beneficios del aceite de cannabis. Su hijo, Mateo, cambió desde que comenzó a usarlo. Nos dice:

Hay muchos estudios que establecen para qué se puede usar cada cannabinoide. El THC es el psicoactivo que ayuda un montón para muchas dolencias y el CBD es el narcótico que se usa para las epilepsias.

El aceite que viene de Estados Unidos sólo sirve para el tratamiento de un tipo de epilepsia. Y al haber muchos tipos de semillas, nosotras tenemos que cultivar para así dar con el tipo de planta que nos dé el aceite adecuado para la problemática de nuestros hijos.

¿Y alguna conocía algo sobre el cannabis?

Sandra: ¡Yo ni idea, sólo que era verde!

Marcela: Yo no quería ni que me la nombraran, le tenía una aversión que no podía manejar. Pero la situación de mi hija era tan desesperante para mí que un día decidí probar el aceite. Y de un día para el otro – se emociona al recordarlo–su mirada cambió. Era otra chica.

Diferentes mujeres cuentan la misma historia. La vida de sus hijos y la suyas cambió para bien con el aceite. Para aprender a cultivar, en la ciudad, recibieron la invalorable ayuda de la Agrupación Marplatense de Cannabicultores. ¿Cómo se asesoran con la dosificación del aceite?

Con Mamá Cultiva Argentina. Ellas vienen trabajando y compartiendo información con Fundación Daya en Chile, que hace más de 5 años están estudiando el tema.

Toda esta historia es una hermosa historia de amor de madres. De todo lo que una madre es capaz de hacer por un hijo. Ahora es Natalia quien nos lo cuenta:

Mi hijo tiene traqueotomía y un botón en el estómago por donde se alimenta. Desde que nació tuve que aprender cosas nuevaspara ayudarlo. Que me parecían imposibles de hacer. Y lo aprendí. Y con las plantas y el aceite es lo mismo.

El papá de Natalia fue quien le contó sobre las propiedades del aceite…

Sí, tal cual. Yo pensaba que era sólo para la epilepsia. Y una amiga me conecta con Mamá Cultiva. Lo primero que me impactó fue leer en el muro de una de las chicasque había podido salir de su casa por primera vez con su hijo.Algo de lo que casi no se habla. A veces la discapacidad de nuestros hijos hace que nos encerremos,nos metamos para adentro, nos aislemos. Porquese portan mal, se ponen a llorar y eso nos hace sentir incómodas.

No sólo el uso del aceite mejora la calidad de vida de los chicos, sino también de sus familias.

¿Sabés lo que es que tu hijo duerma, coma o conecte con los demás? Algo que para cualquier familia es normal, para nosotros es todo un mundo. Mucha gente no puede creer que una sonrisa de nuestros hijos signifique tocar el cielo con las manos…

¡Mamá… cultivá!

¿Cuántas integrantes tiene Mamá Cultiva Mar del Plata?

Somos unas 30 madres. El grupo es como una gran familia. Porque más allá de compartir el aceite y la experiencia con respecto a las plantas y su cultivo; charlamos, nos contenemos y apoyamos. Se ha transformado en algo muy importante para todas.

¿Comparten lo que cultivan?

Sí, una de las condiciones es que en lo posible todas cultivemos.Ese cultivo es solidarioy comunitario entre nosotras. Porque ni bien empezás no tenés el aceite listo. Así que otra integrante del grupo te da uno que hizo y así nos vamos ayudando. Nosotras compramos las semillas y las plantamos. Y cuando a la planta se le pueden sacar los gajos, las compartimos.

Marcela y Mabel definen con palabras certeras el espíritu del grupo.

Marcela: Mamá Cultiva es mucho más que una planta. Es también una obligación moral: es informar lo que nos está pasando, para que otros chicos, otras familias, se animen a probar y vean que sí funciona. Eso es fundamental. 

Mabel: También es no sentirnos solas. Una piensa que su hijo es el único que tiene crisis, que rompe todo. Es juntar fuerzas y encontrarse con mujeres que están en una situación similar. Es lograr que la sociedad los acepte.

¿Cuánto tiempo demora una planta en dar las flores para hacer aceite?

Como rápido se puede cosechar a los 6 meses. Pero depende de muchos factores: que haya buen clima, que no tenga ninguna plaga, la calidad de la tierra…

¿Y una planta cuánto rinde?

Depende cómo la plantes, dónde y cómo diluyas el aceite que hagas. A mí personalmente, una planta me da aceite como para 20 días. Generalmente no nos alcanzaporque a veces las  plantas se llenan de hongos u otras plagas y rinden menos. Ademásse suman mamás nuevas que necesitan del aceite. Pero promedio, suponiendo que des con la genética adecuada, necesitás por año 3 o 4 plantas.

La ley y lo que falta

El año pasado en nuestro país se reconoció al aceite de cannabis como medicina. También se dispuso que el CONICET y el INTA vana estudiar y plantar para elaborar el aceite.

La ley sin dudas fue un paso importante pero deja muchos vacíos librados al azar. Y no contempla que el aceite lo necesitamos ya para nuestros hijos.

¿Se está importando aceite?

Sí, pero los aceites vegetales comerciales no son tan saludables: tienen excipientes, conservantes, colorantes. Un estudio reveló que muchos estaban llenos de agroquímicos. En cambio nuestro aceite es hecho de manera natural, con amor.No le ponemos nada extraño, a los bichitos los matamos con la mano…

¿Por qué es tan difícil lograr que las dejen producir su propio aceite?

Porque hay un gran negocio de los laboratorios. No hay otra explicación posible.

¿Cuál es la lucha actual de Mamá Cultiva?

Nosotras lo que buscamos es que el autocultivo medicinal searegulado por el Estado. Que cada una que certifique necesitarlo puede cultivar tranquila, sin estar perseguida como un criminal. Poder decir libremente que nosotras cultivamos por nuestros hijos. Y estar seguras en nuestras propias casas.

¿Es posible ese cambio o hay que redactar una nueva ley?

Es posible. Tiene que haber voluntad política. Habría que modificar el artículo 8 de la ley hasta que se logre producir aceite de calidad en el país.

El aceite todavía no reemplaza del todo a los fuertes y tóxicos medicamentos. Pero sí logra disminuir sus dosis. La medicina tradicional poco a poco va abriendo sus pesadas puertas a estas irrefutables evidencias que vienen de nuestro país y de muchísimas partes del mundo. Se sabe por ejemplo, que cuando se le suministra a niños pequeños, su efecto es mucho más eficaz.

Virginia es mamá de Barbarita.

Una nena que tiempo atrás era una personita inmóvil, una muñeca.Hoy con el uso del aceite de cannabisla bebé se mueve, conecta, come y ya hace un añoque no tiene convulsiones.

Mabel es mamá de Diego.

Diego tiene 33 años y nació con una malformación en sus neuronas. A partir del año y medio comenzaron sus crisis. Probamos toda la medicación existente en Argentina y el mundo. Francia, Israel, España, Cuba, Estados Unidos. Todos eran pequeños avances. Le hicimos varias cirugías. Diego tenía status epilépticos, crisis que duran todo el día, que se detienen en terapia intensiva.Toma lo más alto de medicación para la epilepsia y para sus crisis conductuales. Hoy abro la heladera y le doy unas gotitas de aceite. Hasta ahora pude reemplazarle toda la medicación psiquiátrica con ayuda de su médico. Todavía no pude reemplazarle la epiléptica porque aún no dimos con la genética adecuada de la planta. Pero pienso seguir adelante.

Durante siglos la planta de cannabis fueconsiderada sagrada y de ella se extraían fibras, alimentos, medicinas. Desde su prohibición arbitraria flota sobre ella y sus derivados un pesado estigma alimentado con desinformación. Muchos años perdidos donde se podría haber investigado y aprovechado sus beneficios. ¿Podremos cambiar la historia?

Acercate, sumate, enterate: Facebook: Mamá Cultiva Mar del Plata / mamacultivamdp@gmail.com