Reportajes

Éramos pocos y llegaron “Los Plaf”

Llegamos a la casa de la familia Plaf. Imaginamos un ambiente bohemio, de calma y distensión. La puerta se abre. Y lo que imaginábamos es totalmente contrario a lo que nos recibió. Los Plaf son artistas plenos, de vida, pero también son profesionales. Y ya nos estaban esperando preparados para la nota.  Un torbellino comandado por Nicoletta, la jefa del clan, dirige a esta loca banda. Click, click, la cámara escupe las fotos y la nota comienza

Felipe y Nicoletta no nacieron juntos en un repollo. No, la vida hizo que sus destinos se cruzaran en una bulliciosa pero a la vez romántica y artística Buenos Aires.

Nicoletta, con cara de enamorada, toma la posta:

Nos conocimos un domingo de noviembre, hace 23 años atrás, nos vimos por primera vez en Parque Centenario, recorríamos una feria artesanal, mirando espectáculos y...fue amor a primera vista.

¿Qué hacía cada uno por aquel entonces? Ahora es Felipe, quien con una coqueta peluca pero siendo el hombre de la casa,  nos cuenta:

Yo había ido a Buenos Aires para perfeccionarme en lo que me había dado cuenta era lo que me gustaba.  Y Nicoletta estaba comenzando la carrera de psicología. Y no es que el teatro le haya ganado a la psicología, sino que se complementaron y de esa forma nacieron todos los proyectos que fuimos generando a lo largo de estos años.

¿Dónde se formó cada uno? (Les damos el turno a Nicoletta así no se pone celosa, pero no digan nada).

Felipe estudió con Agustín Alesso y descubrió que la comicidad era lo suyo terminando en la escuela de clowns Espacio Aguirre de Marcelo Katz. Por mi parte siempre tuve inquietudes artísticas que pasaban por la pintura y el diseño y hoy en día soy, humildemente, la que embellece todos los proyectos de esta compañía artesanal. Tomo cursos de maquillaje, clown, escenografía, entre otros.

Uno se pregunta ¿cómo será la cotidianeidad de esta familia de clowns y artistas? ¿Qué aventura deparará un lunes o un martes en su vida?

No te imagines nada extraño. Un martes en la casa de los Plaf comienza, como imagino en muchas familias, a las 7 de la mañana preparándonos para ir al cole, Marc (5 años), Pau (6 años) y Lola (12 años) ¡y también Felipe!... porque es el profe de circo del colegio.

Yo por las mañanas alterno entre atender mis pacientes, coser algún vestuario, pintar, contestar mails de festivales y organizar el cumpleaños que seguramente tendrán por la tarde. Almorzamos juntos y por la tarde...Lola a teatro, Pau y Marc a percusionista y Felipe y Nicoletta a trabajar en lo que toque ese día. Por suerte está Cecilia que nos ayuda con los niños cuando no llegamos con los horarios.

¿Puede un clown poner límites? ¿Se entrecruzaron a veces las funciones de papá o mamá divierten y papá me reta?

La verdad es que nos tomamos la vida con bastante humor, intentamos reírnos de la mayoría de las cosas. También ponemos límites, creemos que así se sienten protegidos, tratamos de buscar acuerdos y de hacer un buen equipo.

Los Plaf han estado dando vueltas por diferentes partes del mundo, sobre todo Europa, durante 13 años, ganando experiencia y reconocimiento.  Y sé que todavía viajan bastante. Nuevamente el “lado padre” le gana al cronista en quien escribe y me pregunto ¿cómo hacen con los chicos, la escuela?

Durante los años que vivimos en España no se complicaba tanto porque allí las distancias son más cortas. Aquí, cuando hemos tenido que viajar (hemos participado en varios festivales este año que está pasando). Y viajamos las chicas, yo y Lola. Felipe se quedó con los niños.

Desde lo familiar, hacemos como harías vos, intentamos que estén al día con el colegio y que no falten casi nada para tener días disponibles para estos casos. Aunque queremos que ellos participen de nuestras actividades siempre que quieran, tengan ganas y el calendario escolar lo permita.

Este año los Plaf. han obtenido el el 1º premio al mejor espectáculo elegido por el público en el Fries Straat Festivalen Leewarsen  (Holanda) y otra importante mención en el Artisiti di Strada en Ascona (Suiza). Según me cuenta Felipe, sus espectáculos se basan en la técnica del clown. Más allá de la comicidad y del guión, se valen de lo que hay en el entorno, como buen artista callejero.

¿De dónde nacen sus espectáculos?

Las historias de los espectáculos surgen de nuestra vida cotidiana, de la relación con nuestros hijos, de experiencias compartidas.

Desde hace años, casi desde los comienzos los Plaf, funcionan como una compañía. Todos a su manera, participan de los espectáculos. Al principio cuando fueron 2, después se incorporó Lola, que estudia teatro, canto y hace escuela de circo, y los más chiquitos están comenzando a intervenir.

Por más que uno sea el que este en escena, todo lo que está haciendo fue pensado, hablado y enriquecido en familia. Es que nos gusta tanto que a veces nos descubrimos a las 3 de la mañana hablando sobre nuevas obras.

¿Les gustaría que los chicos san artistas?

No pretendemos que sean artistas pero sí que lleven el arte en el cuerpo, qué sean sensibles y que compartan el trabajo con sus papás y vivan nuestra pasión para que luego puedan desarrollar la actividad que ellos quieran con la misma pasión. Creemos que Lola lo tiene muy marcado y fue, por ser la mayor, la que nos acompaño a más trabajos, a más viajes, y ya se nota que le gusta mucho este mundo.

¿Qué proyectos tienen para este año (lo que queda) y la temporada?

Queremos terminar la gira con Pajaritos en la Cabeza, nos queda Japón en el mes de octubre, estamos empezando a ensayar una obra de clowns en la que trabajaremos los cinco, llamada El Jardín de Nicoletta, una obra que  habla de la ecología  y el cuidado de nuestro planeta y por último, continuaremos el trabajo iniciado en España dirigiendo espectáculos de calle.

Miralos y divertite: Facebook: Felipe Plaf / Facebook: El Jardín de Nicoletta.

Felipe Plaf Entretenedor