Medio Ambiente

Juguetes Creativos: Gigo

Se puede jugar y aprender sobre energías sustentables.
 
A muy temprana edad los chicos y chicas tienen la posibilidad de estimular la creatividad, ideando proyectos basados en el impulso, el movimiento y la dinámica que ofrecen las nuevas energías o energías verdes. 
 
La linea de Gigo ha logrado involucrar a los padres, familias y niños en diferentes proyectos de ciencias. Con la contaminación cada vez más grave, la temperatura de la superficie registra un nivel alto. Cómo abordar el efecto invernadero se convierte en el problema en nuestra vida cotidiana. 
 
La experiencia con estos juguetes se aplica a los talleres de robótica y tecnología en los colegios. En los resultados, se logra cautivar a los alumnos mediante la formula juego, desafío y novedad. 
 
Los desafíos están impuestos en los chicos, ya que abordan una problemática de la que ellos son mucho más conscientes que los adultos. Pero la novedad es que propone el juego, explorando diferentes alternativas para hacer funcionar sus propias maquinas. 
gigo
 
Desde las escuelas o ahora desde la casa, podemos instruir a los niños a utilizar una variedad de energías renovables y los bloques de construcción, para inspirar el desarrollo del cerebro y el pensamiento lógico. Esto permite que los niños puedan aprender jugando.
 
Quizás todo este aprendizaje permita a los niños encontrar la solución, que los científicos del mundo aún no logran. Y así salvar a la Tierra, mientras se divierten con bloques.
 
Los bloques Gigo son fáciles de montar y desmontar. Además, no usé cartón para cortar y pegar. Y ofrece una estructura estable para la construcción. A través de los experimentos y ajustes, estimula la creatividad. Y viene con varios modelos de ejemplos que sirven para abordar y aprender sobre el funcionamiento del mismo. 
 
Juguetes que incentivan la creatividad
 
Para los diferentes proyectos de Gigo pueden utilizarse desde un motor a energía solar, agua o hasta un generador cinético con paneles solar y baterías recargables. Complejo o sencillo como se les ocurra, y agregando un conjunto de engranajes diferentes, toda instalación se activa. 
 
Este tipo de proyectos estimula a los niños a investigar, aprenden a proponer nueva ideas y a sobre todo, a asumir nuevos desafío. Este es el espíritu de los científicos, creer en la solución, comprobar, innovar e inventar, que es una de las cosas más lindas de este planeta.