Educación

Walt Disney: la eterna fantasía

Su padre era un granjero, su madre, maestra de escuela; fue el cuarto de cinco hermanos de una familia humilde. Su talento y creatividad le dieron vida al imperio de personajes animados más grande de todos los tiempos. Walt Disney está considerado uno de los máximos genios del siglo XX, aunque también fue el centro de fuertes polémicas. 

por Agustín Marangoni

Nacimiento. La biografía de Walt Disney (1901 – 1966) comienza con una incógnita aún sin respuesta. Oficialmente se dice que nació en Chicago, pero hay versiones que aseguran que su país de origen fue España: su verdadero nombre sería José Guirao Zamora y sería hijo ilegítimo de un pediatra y una empleada doméstica. En un viaje a los Estados Unidos, su madre biológica habría dado al pequeño José en adopción a la familia Disney. Al parecer, no son simples chismes, el mismo Walt envió colaboradores en 1940 a Mojácar, su supuesta ciudad natal, para que revisen los archivos oficiales. Nunca se supo qué averiguaron. 

Infancia. Su padre era un hombre muy severo, trabajaba en una granja con un salario que apenas le alcanzaba para alimentar a su familia. El joven Walt era muy mal alumno, se pasaba el día dibujando, apenas ganaba algunos dólares vendiendo diarios y baratijas en los vagones del tren. Cuando cumplió diecisiete años falsificó su partida de nacimiento para enrolarse en la Cruz Roja y combatir en la Primera Guerra Mundial; cuando llegó a Francia en 1919 la guerra ya había terminado. Regresó a Estados Unidos y se licenció en el Instituto de Arte de Kansas.

Inicios. Sus primeras publicaciones fueron en el The village voice, el periódico del instituto. Una vez que egresó fue contratado por la agencia de publicidad Pesmen-Rubin Commercial Art Studio, donde cobraba cincuenta dólares mensuales. Fue allí donde conoció al talentoso dibujante Ubbe Iwerks, con quien montó un estudio de grabación en el garage de su casa. La nueva empresa se llamó Iwerks-Disney Studio Commercial Artists, constaba de una cámara prestada y dos tableros de dibujo. La primera película que produjeron –trabajaron artesanalmente, cuadro por cuadro- tuvo buena aceptación y les permitió acercarse a grandes firmas de la época. Se dice que Iwerks era capaz de realizar 500 dibujos por día.

Oswald. El productor cinematográfico Charles B. Mintz (Universal Studios), en 1927, le encargó a la dupla Disney – Iwerks un personaje para desarrollar una serie de cortos animados. Apareció entonces Oswald, el conejo afortunado, que en un abrir y cerrar de ojos se convirtió en un éxito. Oswald fue creado íntegramente por Iwerks. En 1928, Disney, en un viaje a Nueva York para renegociar el contrato con la productora, se enteró que habían sido víctima de una mala jugada legal, los derechos, de un día para el otro, le pertenecían a Mintz. Fue un golpe duro que llevó a la pequeña empresa a la quiebra. Comenzó entonces un juicio que se extendería más de 70 años. Recién en 2006 Disney recuperó los derechos sobre Oswald.

Mickey. Hay una doble versión, pero es curioso: los principales biógrafos de Disney están de acuerdo en afirmar que fue Iwerks, a pedido de Disney, el creador del ratón más famoso de la historia de la animación. La situación era áspera, corría el primer trimestre de 1928, la dupla necesitaba enmendar la pérdida de Oswald. Mickey Mouse, quien en principio se llamó Mortimer, es exactamente igual al conejo afortunado, sólo que con la cara y las orejas redondas. Su debut oficial fue en noviembre de ese año con Steamboat Willie, un corto con sonido donde el ratón aparece comandando un barco a vapor. El éxito fue descomunal, para 1931 el fan club de Mickey tenía más de un millón de miembros. Actualmente, se lo considera uno de los tres íconos -junto con la botella de coca-cola y la svástica nazi- más significativos del siglo XX.

Hobbies. Walt Disney fue un empresario astuto, jamás desatendía sus negocios y siempre estaba pensando en cómo innovar sus productos para ganar mercado. Fue el primero en diseñar merchandising para un dibujo animado y era un fanático de los adelantos tecnológicos, a los que siempre recurría al momento de crear. Aun así, se hacía tiempo para practicar boxeo, lucha libre, golf y polo. También tenía una de las colecciones de miniaturas y trenes eléctricos más imponentes que se hayan visto. 

Largometrajes. Blancanieves y los siete enanitos (1937) fue el primer largometraje de dibujos animados de la historia del cine y una de las joyas eternas que produjeron los estudios Disney. Filmarla significó un riesgo sin precedentes, invirtieron un millón y medio de dólares, una fortuna para la época. Y récord: recaudó más de cuatro millones. Fue una producción que no sólo abrió las puertas a otros proyectos monumentales, sino que además inauguró la animación como género cinematográfico. En Blancanieves… se utilizó por primera vez la técnica del multiplano, donde se superponen hasta cinco láminas filmadas para simular profundidad, además de un nuevo modo de generar los colores en la pantalla.

Fracasos. La empresa también tuvo sus tropezones. Entusiasmado con el éxito de Blancanieves y los siete enanitos, Disney se lanzó a recrear Pinocho en 1940. Apostó a lo grande, esta vez desembolsó 2,6 millones de dólares. El film está considerado una obra maestra de la animación, pero fue un naufragio comercial. Aunque parezca extraño, lo mismo sucedió ese año con Fantasía. Invirtió 2,3 millones de dólares en busca de una obra absoluta, sin éxito, el público no se interesó. Recién 25 años después de su estreno fue haciéndose un lugar. Tal vez por adelantada, tal vez por parodiar a la música académica. No se sabe. Lo concreto es que Fantasía fue una de las grandes desilusiones de los estudios Disney. 

Polémica. Para mediados de 1941, los estudios Disney tenían más de 2000 empleados, y los sueldos que pagaban eran los más bajos de la industria, a pesar de que facturaban millones. Había estallado la Segunda Guerra Mundial, Walt Disney se había convertido en un colaborador del FBI. Tenía contacto directo con el presidente de los Estados Unidos, a tal punto que a partir de ese año se dedicó a producir películas de formación militar con el objetivo de convencer a los jóvenes de que se alisten a las fuerzas armadas. Un ejemplo entre varios es Victory through air power, donde defendía la idea de alimentar la flota de bombarderos para ganar la guerra.

Misterio. Walt Disney no llevaba una vida sana. Dormía muy poco, fumaba compulsivamente y bebía alcohol en cantidad. Murió el 15 de diciembre de 1966 víctima de un cáncer de pulmón. Cuenta la leyenda (una muy popular) que su cuerpo fue congelado bajo técnicas ultramodernas con el objetivo de conservarlo hasta que aparezca una cura a su enfermedad. Falso. Consta en el acta de defunción que fue incinerado el 17 de diciembre de 1966, en el Forest Lawn Cemetery de Glendale, California, a pedido de sus familiares.

Actualidad. A casi 90 años de su inauguración, la compañía Walt Disney es una de las más grandes del mundo. Lo que comenzó con dos tableros de dibujo y una cámara prestada se convirtió en un imperio que genera ganancias aproximadas de 30.000 millones de dólares anuales. Ha producido las películas animadas más taquilleras de la historia, diseñó los personajes más populares del siglo XX y construyó su célebre parque temático, que recibe más de 20 millones de visitas anuales. El mismo Walt Disney estuvo siempre detrás de cada detalle.