Educación

Seguridad Vial: Niñez y motos

Los  motociclistas están entre los usuarios viales más vulnerables.

Por este motivo, entre mayo de 2018 y septiembre de 2019 se realizó un estudio acerca de las condiciones de viaje a la escuela como pasajeros de motos en niños y niñas de educación primaria. 

El estudio abarcó 17 escuelas primarias municipales. Del cual se extrajeron los siguientes preocupantes datos: 

435 motos que transportaban a 976 ocupantes. 

El 52,4% de los tripulantes fueron niños y niñas de entre 6 y 12 años. 

El uso de casco fue muy bajo entre los adultos (26%) y entre los niños (25%). Entre los niños y las niñas solo el 13% usaban un casco ajustado y de tamaño correcto para la edad. 

El 39% de ellos viajaban con ubicación insegura de sus pies, es decir, no los llevaban apoyados.

Motos y Niñez: los cuidados que hay que tener. Mar del Plata 2019

El 82% de los niños y las niñas transportaban carga (por ejemplo, mochila escolar), un factor que puede afectar su equilibrio y provocar caídas.

El 45% de los ascensos/descensos se producía en la calle. El peligro vinculado con este comportamiento puede ser mayor en horario escolar debido al volumen de tránsito.

Los niños deberían viajar bien sujetos, con calzado cerrado y resistente, con los pies apoyados en la moto, o en adaptadores especiales a tal fin, con ropa reflectante, y con casco

homologado y adecuado para su tamaño.

Motos y Niñez: los cuidados que hay que tener. Mar del Plata 2019

¿Qué se puede hacer?

En el plano municipal: 

Mejorar las condiciones de movilidad urbana para favorecer el uso de medios de transporte público y/o activo. 

Generar programas para proveer a los usuarios de los dispositivos de seguridad necesarios, y fijar criterios de edades mínimas para andar en moto. 

Los controles viales son una acción importante para aumentar la seguridad, pero tienen que ser entendidos como una medida de prevención, antes que de punición. 

A nivel de las escuelas:

Acciones educativas enfocadas en las formas de movilidad prevalentes entre niños y niñas, es decir, como pasajeros, peatones o ciclistas. 

Informar a los adultos sobre las necesidades que enfrentan sus hijos y sus hijas según el medio de transporte utilizado. 

Fuente: Punto de Encuentro Pensar Mar del Plata