Educación

¿Querés bailar? 

Terminamos de ordenar lo que fue el caos post inicio de clases. Comprar o canjear libros nuevos, que la mochila está rota, me faltan útiles, acomodar los nuevos horarios a la rutina familiar. Así que llega el momento de buscar una actividad extra cole. ¿Pensamos en danza? En la ciudad hay muchísimas opciones de danza para niñxs: lugares de instrucción clásica y también talleres más libres en cuanto a estilo y formas. Y también muchos mitos y prejuicios. Rompamos con viejos moldes y….¡a bailar!!!...uy, perdón, ¡a leer!!!

El bailar tiene algo mágico, una bondad que va más allá de lo que vemos con nuestros ojos. Por algo, desde que el ser humano es tal, baila. Y bailará.  

+ No hay edad, sexo, peso corporal ni estatura que impida el placer del movimiento. Todos podemos bailar. 

+ A partir de los 3 años pueden comenzar a experimentar el baile. A esa etapa se la conoce como Jardín de Danza o Pre Danza. Y es por el juego que comienzan, muy levemente, a familiarizarse con los pasos y sus técnicas.

+ A los 6 años todavía son chicos, pero ya captan algunas consignas. Así sin salir del juego, pueden inventar, improvisar, crear, bailar y moverse. A esa edad están empezando a conocer su cuerpo

+ El juego y el movimiento son una forma ideal para que conozcan su propio cuerpo. 

+ El baile es para todo aquel que lo practique un alimento doble: enriquece el espíritu y fortalece el cuerpo. 

+ Bailar es tanto una expresión artística como un deporte. 

+ La danza, entre otras cosas, les enseña a los chicos a expresarse con el cuerpo, a poder transmitir sin palabras tristezas y alegrías, amores u odios. Además educa el oído musical, fundamental para bailar. 

Es mejor empezar por algo cercano a la danza contemporánea, que es más libre y desestructurado. Sin dudas, es la mejor forma de comenzar.