Cuentos

Mostaza

Autora: Belén Vignolo

 

Verde y grandote, todo envuelto en un batón,

el sapo Mostaza se esconde todos los días bajo un malvón.

 

No es que sea malhumorado, ni tampoco renegón,

pero le dan miedo los chicos, del más pequeño al más grandulón.

 

Vive en una casita hecha con pétalos de flor,

y sale solamente de noche. Eso sí: con moño, sombrero y bastón.

 

Pero una vez que iba de paseo, mirando el cielo estrellado,

Mostaza se quedó dormido, con un ojo abierto y el otro cerrado.

 

Despertó a la mañanita y quedó muy sorprendido,

al ver que lo miraba atento, un chico con gorro colorido.

 

El chico lo miró sonriente y le ofreció una lechuga,

pero Mostaza muy educado le dijo: gracias, no me gusta la verdura.

 

Ahí nomás se hicieron amigos, el chico y el sapo Mostaza.

Que ahora pasea de día y de noche duerme en su casa.