Cuentos

¡Feliz cumpleaños, viejo!

Bugs Bunny, el conejo más famoso de la historia, cumplió 77 años. Ícono de la Warner, en sus diálogos se mezclan homenajes a Groucho Marx y a Clark Gable. Ganó un oscar, y apareció junto a Mickey en una película de Disney. Por los festejos, ya están trabajando en un proyecto 3D para llevar al cine. 

por Agustín Marangoni

Ahí está, de pie al lado de su madriguera, masca una zanahoria a toda velocidad y habla con la boca llena. ¿Qué hay de nuevo, viejo?, le pregunta a Elmer, su inseparable enemigo. Elmer, escopeta doble caño en mano, revisa detrás de cada árbol, apunta al cielo, camina sigilosamente: es un cazador furtivo. 

- Silencio. Estoy buscando un conejo-, responde en voz baja. 

- ¿Un conejo con orejas así de largas?-.

- Sí-.

- ¿Un conejo con una cola así de graciosa?-.

- Sí-.

- ¿Un conejo que pueda saltar de esta forma?-.

- ¡Sí!. Estoy empezando a sospechar que vos sos un conejo-.

Sin dejar de masticar la zanahoria, se acerca al oído de Elmer, le saca la gorra de cazador y le dice: Vení, acercate, doc, no le digas nada a nadie, pero… ¡Yo soy un conejo!. La última frase es un grito descomunal que deja aturdido a Elmer. La escopeta y el gorro vuelan por los aires. El conejo se aleja saltando y se esconde detrás de un arbusto.

Esta escena fue escrita y dibujada en 1940, hace 77 años. Fue el debut de Bugs Bunny, el conejo más inteligente e irónico que conoció la escena de los personajes animados. Todo comenzó en Nueva York, el sábado 27 de julio, la presentación se realizó lógicamente en cine, la televisión casi no existía en aquel entonces. El corto llevó como título A wild hare [Una liebre salvaje]. La primera función atrajo una cantidad de público aceptable. La segunda estalló. Entre tanto dibujito simpático y agradable aparecía un conejo dispuesto a tomarle el pelo a cualquiera, a demostrar que es mucho más astuto que un guardabosque armado. 

A decir verdad, Bugs ya había aparecido en tres o cuatro episodios producidos entre 1938 y 1939, pero los directivos de la Warner Bros. están de acuerdo en que el debut oficial fue con A wild…, donde además estrenó su mítica frase ¿Qué hay de nuevo, viejo?, creada por el dibujante y director Tex Avery. Según cuenta, utilizaba esas mismas palabras con frecuencia en el colegio secundario. Cuando comenzaron a escribir los guiones, advirtieron que la frase era perfecta para la personalidad despreocupada y potencialmente peligrosa de Bugs. Y no se equivocaron. 

Avery dirigió sólo cuatro episodios del conejo: A wild hare, Tortoise beats hare, All this and rabbit stew y The heckling hare, que trajo aparejada la discusión que lo alejó de los estudios. Avery quería incluir una frase final que supuestamente tenía reminiscencias sexuales; desacuerdo va, desacuerdo viene, no tuvo otra opción que presentar la renuncia.

El dibujante que le dio el diseño final a Bugs fue Robert McKimson; anteriormente tenía una fisonomía más redonda, menos ágil, y su pelaje era sensiblemente más oscuro. El nombre surgió por casualidad, el director Ben ‘Bug’ Hardaway, responsable de los cortos del 38 y el 39, había hecho un boceto del conejo en una hoja suelta, como para plasmar una idea general. Charlie Thorson, uno de los animadores del staff de la Warner, escribió Bug´s Bunny [el conejo de Bug] en la hoja para identificarla más tarde. A la hora de buscar nombre definitivo, todos los creativos coincidieron que Bugs Bunny era lo suficientemente pegadizo y divertido.

Según explican sus creadores en la biografía 50 Years and Only One Grey Hare, la zanahoria es un homenaje al genial humorista Groucho Marx, así como él llevaba siempre un puro entre los dientes, Bugs masca una zanahoria; es un elemento que le aporta dinamismo, con tanta fuerza que se convirtió en una marca registrada. No es la única cita de Groucho en el dibujo, su famosa frase ¡Por supuesto, que sepas que esto significa guerra!, pronunciada por primera vez en la película Sopa de ganso (1933), es también un punto clave en el repertorio del conejo. El galán de Lo que el viento se llevó, Clark Gable, también está satirizado en el dibujo. La pose del conejo hablando con la boca llena está inspirada en una escena del film Lo que sucedió aquella noche (1934), donde el actor tiene un diálogo con Claudette Colbert comiendo zanahorias desaforadamente. En la época en que apareció Bugs, la referencia era evidente; la película había ganado extensa fama, el mundo hablaba de esa escena.

El éxito de Bugs Bunny fue inmediato. Para 1942, en plena guerra mundial, ya era una figura se trascendencia internacional, la Warner lo utilizó entonces como estandarte político de los Estados Unidos, un poco por principios, pero también para seguir la línea que estaban desarrollando los estudios Walt Disney, que utilizaba a sus personajes para tomar postura política durante el conflicto. Bugs apareció, por ejemplo, en cortos enfrentado a Adolf Hitler y al comandante nazi Hermann Göring. Uno de los episodios que cosechó polémica fue Bugs Bunny Nips the Nips (1944), finalmente censurado y sacado de circulación por el fuerte contenido violento contra el pueblo japonés: el conejo arrasa con un campamento bélico nipón regalando helados con granadas adentro.

El Oscar llegó en 1958 por el corto animado Knighty Knight Bugs. La trama es un verdadero delirio, el Rey Arturo obliga a Bugs Bunny a enfrentar al caballero negro (Sam Bigotes) y robarle su espada cantora. Como no tiene opción, el conejo va en busca de la aventura. Los enfrentamientos se extienden hasta convertir al castillo medieval donde vive Sam y su dragón en un cohete espacial que viaja a la luna.

Otro gran momento del conejo fue justamente en la película de un conejo. En 1988, Disney se embarcó en la producción de ¿Quién mato a Rogger Rabbit?, y quería que Bugs sea parte del elenco. La Warner Bros puso una condición: tenía que estar el mismo tiempo en pantalla que Mickey Mouse. Disney aceptó, por ese motivo Bugs Bunny aparece obligatoriamente en todas las escenas junto al famoso ratón.

Como regalo de cumpleaños, la Warner ya está trabajando en una película 3D que se estrenará en cines posiblemente para el 2011; tendrá, obviamente, a Bugs Bunny como protagonista. Este trabajo representa su regreso a la pantalla grande después de siete años de inactividad. El guión estará a cargo del estadounidense David Berenbaum, autor de Elf y Las crónicas de Spiderwick. No se dio a conocer otro dato, ni el elenco, ni el estilo de los dibujos, sólo se anunció que el conejo interactuará con actores reales. Por otro lado, también se está desarrollando una nueva serie de 26 episodios en los que se podrá ver a Bugs junto con otros personajes de Looney Tunes, como el Pato Lucas y el Demonio de Tasmania.

En sus 70 años viajó al espacio exterior, boxeó contra un campeón del mundo, se disfrazó de soldado, se enfrentó a felinos salvajes, y aunque ya está en edad de ser abuelo, Bugs Bunny no tiene planes de quedarse descansando en su madriguera. Y ni hablar de jubilarse. Todavía hay aventuras para rato.